Si quiere crecer, necesitas contratar

crecer.jpg

Llega un momento para la mayoría de los emprendedores en que consideran la idea de contratar a un empleado. Para la mayoría, sin embargo, esta idea se descarta rápidamente, debido a los costos o responsabilidad percibida. En realidad, la mayoría de los empresarios prefieren mantenerlo simple ya sea rechazando trabajo cuando su agenda está completa, o subcontratando trabajo adicional directamente a otros profesionales independientes.

En otras palabras, la mayoría de los emprendedores preferiría quedarse en espectáculos para una sola persona, responsables solo de sí mismos, una nómina de empleados, y sin dolores de cabeza asociados con la administración de un equipo de diferentes personalidades.

Y es perfectamente comprensible. Siempre que tenga suficiente trabajo para seguir adelante, no hay ninguna razón por la que debería estar buscando más, ¿no?

Sí no quieres crecer, es correcto. Pero si quieres crecer, si quieres construir algo que deje una huella en este mundo que te eleve a la grandeza empresarial verdadera (y eso te convierte en una persona rica en el proceso), entonces debes entender que no llegaras solo. Se necesita un equipo. Necesita construir un equipo y tener esa mentalidad de “trabajo en equipo” desde el primer día.

Entonces, ¿cómo haces esto? ¿Cómo evalúa la mecánica de contratar empleados, como su tiempo e inversión requerida, los costos fijos adicionales en los que incurrirá la empresa, la medición del retorno de la inversión (aunque puede ser una amplia combinación de bienes tangibles e intangibles), etc…? La respuesta, como siempre, es que no hay una manera fácil de hacerlo, pero hay algunas reglas básicas a seguir.

El análisis

Cuando sienta que es hora de enfrentarse al primer empleado (o al segundo, tercero o vigésimo), “¿por qué tengo que contratarlo?” siempre es la primera pregunta que debes hacerte.

Pero ten cuidado: si la respuesta es “porque yo o el equipo estamos demasiado ocupados”, eso, por sí solo, no es lo suficientemente bueno. Su forma de pensar es hacer crecer una empresa, y sí, eso se trata de mano de obra, pero también se trata de crecer a través de contrataciones complementarias. Desea atraer personas que agreguen algún tipo de valor que no exista.

Así que haga una lista de lo que espera lograr con esta contratación. En el lado izquierdo de la lista, es una buena idea tener la descripción básica del trabajo como recordatorio, siendo eso lo práctico que esta persona hará (igualmente deberá incluirlo en su contrato laboral).

Pero en el lado derecho está lo mucho más importante, porque esto es lo que hace que este potencial empleado se destaque o no. Aquí tiene que enumerar cómo esta persona contribuirá al crecimiento. Sea muy específico. Podría ser a través de ideas, un cierto conjunto de habilidades que poseen que podrían no ser necesarias para el puesto de trabajo real pero que beneficiarán el crecimiento de su empresa de una manera diferente, o incluso puede ser debido a su personalidad o inteligencia cruda que usted crea agregará otro nivel de energía dirigido al crecimiento de la compañía.

Una vez que haya hecho eso, regrese a lo práctico. Completó esa columna de la izquierda de la lista por algún motivo. Solo hay una manera de obtener la aprobación final para el nuevo empleado, y eso se remonta a los aspectos básicos para asegurarnos de que la descripción del trabajo detalla una posición real con una necesidad real.

Dedique un poco de tiempo a diseñar una semana de trabajo típica y asignar tareas a su potencial nuevo empleado, y calcule cuánto tiempo cree que tendrá que invertir basándose únicamente en el trabajo que tiene actualmente en cartera.

Finalmente, es hora de pasar a los números. El costo de contratar a un empleado no comienza y termina con su salario. También deberá considerar cualquier beneficio adicional, como el pago por enfermedad y el permiso pagado, así como cualquier equipo que necesite para hacer su trabajo: computadoras, teléfonos móviles, etc.

Yendo un paso más allá, incluso debe tener en cuenta el costo de un despido rápido si las cosas no funcionan o si uno de sus clientes clave lo deja, lo que afecta los ingresos hasta el punto que tiene que reducir los costos. Uno nunca puede ser muy cauteloso, y el empresario que se prepara para todos los principales escenarios potenciales suele ser quien cuida bien de la empresa.

Escuche su instinto

Ahora dejemos un poco la conversación de análisis y agreguemos un poco de complejidad presentando cuál es la realidad definitiva en lo que respecta a la contratación: la decisión final se reduce a su instinto. Si te sientas y esperas que las condiciones sean absolutamente perfectas antes de realizar el primer contrato, es muy probable que sigas siendo un lobo solitario durante mucho tiempo. Es como aquellos que tienen la mentalidad de esperar que ese compañero “perfecto” venga o espere el “mejor momento” para tener hijos. Simplemente no funciona así.

No hay forma de evitar el hecho de que hay un elemento de riesgo involucrado en contratar personal, pero no hay recompensa sin riesgo, y nuevamente, en términos de acelerar el crecimiento de su negocio, de esto se trata. Sin personas, no hay edificio. Para citar a Walt Disney, “puedes soñar, crear, diseñar y construir el lugar más maravilloso del mundo, pero requiere que las personas hagan realidad el sueño”.

Y no se equivoque, hay mucho más en esta cita de lo que parece. Esas personas son necesarias para transformar el núcleo de una idea en algo mucho más grande. Esa idea central que usted concibió por su cuenta es solo el punto de partida, pero lo que se vuelve cuando otros se involucran es algo mucho mejor, más real y más práctico.

Entonces, ¿cómo escuchar tu instinto? Esto no es tan blanco y negro, por supuesto. Tampoco es gris. Es solo un instinto. A menudo tiene como fundamento el temor a “oportunidades perdidas”, y ese es el último impulsor para los ambiciosos. Esas decisiones sobre el instinto, en otras palabras, se basan en el riesgo percibido de perder algo al no llevar a cabo una acción, como no contratar.

¿Eres un arquitecto en espíritu?

Por supuesto, también hay otras ventajas de contratar empleados cuando se trata del funcionamiento diario de su negocio. Por ejemplo, con el personal remunerado en los libros, ya no tendrá que luchar para encontrar apoyo cuando aumente su carga de trabajo, ni tendrá que pagar una prima para encontrar un profesional independiente en el último minuto. Y al eliminar la necesidad de usar varios sombreros a la vez -ventas, mercadotecnia, finanzas, operaciones, etc.- usted puede liderar adecuadamente, y créame, se necesita un líder capaz y centrado.

Pero realmente esas son todas las necesidades y beneficios secundarios de contratación de sentido común. La imagen más grande siempre tiene que ver con construir grandeza, y eso es lo que contratar te permite hacer. El verdadero emprendedor es un arquitecto en espíritu, y estos saben muy bien que el crédito siempre va al equipo, porque sin el equipo no hay nada por lo que dar crédito.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *