10 “malos hábitos” que en realidad son saludables, científicamente

habitos.jpg

Admitir que disfrutes de las siestas, el ocasional vaso de vino o que caigas en el sofá en lugar del gimnasio de vez en cuando, a menudo te puede dar un lugar privilegiado en la esquina de la vergüenza. Pero hay muchas investigaciones científicas que apoyan muchos de estos hábitos presuntamente malos.

En lugar de contribuir a nuestra culpa colectiva, hemos echado un vistazo a dónde se encuentran los estudios sobre una gama de tendencias supuestamente insalubres, desde hacer una parada en el camino para tomar una bebida energética hasta disfrutar de una tortilla para el desayuno. Esto es lo que debe saber antes de prepararse para otro Paseo de la vergüenza.

1) Saltarse el desayuno

El desayuno no es obligatorio, a pesar de lo que haya escuchado.

Aunque una vez se creyó que omitir la primera comida del día conduce al aumento de peso, varios estudios recientes han encontrado lo opuesto: que ayunar u ocasionalmente omitir comidas, en realidad puede ayudar a algunas personas a perder peso.

Grandes estudios han encontrado que el ayuno intermitente es tan confiable para la pérdida de peso como las dietas tradicionales. Algunos estudios en animales sugieren que podría tener otros beneficios, como reducir el riesgo de ciertos cánceres e incluso prolongar la vida, pero esos estudios deben repetirse en humanos.

2) Beber café

En marzo de 2018, un juez de California dictaminó que Starbucks y otras empresas de café deben incluir advertencias de cáncer en sus productos.

A pesar de este alarmante anuncio, hay una amplia investigación científica sobre el café que sugiere que beberlo de forma regular está relacionado con un menor riesgo de cáncer y una serie de otros beneficios para la salud, como proteger contra la diabetes y mejorar la salud cardíaca.

Dicho esto, los médicos recomiendan limitar la ingesta de cafeína a 400 miligramos por día, o alrededor de 3 a 4 tazas estándar de café goteado.

3) Disfrutar de alimentos altos en grasa

Siguiendo los consejos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos de la década de 1990, millones de personas que buscaban bajar de peso optaron por una dieta baja en grasas y alta en almidón. Eligieron margarina sobre mantequilla y “sin grasa” en lugar de “regular”, y frenaron su indulgencia de alimentos ricos y cremosos. Pero no funcionó.

Una prueba de ocho años que involucró a casi 50,000 mujeres aproximadamente, la mitad de las cuales siguieron una dieta baja en grasas, descubrió que las personas con un plan bajo en grasa no redujeron el riesgo de cáncer de mama o enfermedad cardíaca. Además, no perdieron mucho peso, en su caso. Las nuevas recomendaciones muestran que las grasas saludables, como las de nueces, pescado y aguacates, son realmente buenas para usted con moderación. Así que agréguelos a la dieta si aún no lo has hecho.

4) Uso frecuente de las redes sociales

El uso frecuente de las redes sociales y el tiempo de pantalla han sido retratados como universalmente malo para nuestra salud.

Pero bastante investigación sobre este fenómeno se ha caracterizado por estudios mal hechos y mala ciencia. La gran mayoría de la evidencia sugiere que nuestros teléfonos inteligentes no son uniformemente dañinos y, en algunos casos, pueden ser una fuerza para el bien.

El año pasado, en un estudio publicado en la revista Psychological Science que examinó el efecto del tiempo de pantalla en una muestra de más de 120,000 adolescentes británicos, los investigadores descubrieron que el uso de las redes sociales no era perjudicial para la gran mayoría de los adolescentes. De hecho, algunas veces fue útil para cosas como sentirse más conectado y obtener apoyo emocional de sus compañeros.

“En general, la evidencia indica que el uso moderado de la tecnología digital no es intrínsecamente dañino y puede ser ventajoso en un mundo conectado”, escribieron los investigadores en el documento.

5) Tomar bebidas energéticas

Usualmente, al momento de tomar bebidas energéticas durante el día sigue de preguntas y el juicio. “Eso te matará”, “¡Tantas sustancias químicas!”.

A decir verdad, Red Bull (al menos el tipo sin azúcar) no es tan terrible para ti. Además de tener solo 10 calorías y sin azúcar, solo tiene 80 miligramos de cafeína, alrededor de un tercio de la cantidad en un café Starbucks de goteo alto. En cuanto a sus otros ingredientes, a saber, vitaminas B y taurina, los estudios científicos han encontrado que ambos son seguros.

6) Bebiendo una o dos copas de vino o cerveza

Demasiado de todo es malo para ti, y el alcohol no es una excepción.

Pero varias investigaciones han surgido mencionando que las personas que beben moderadamente (aproximadamente 1 o 2 vasos de vino o cerveza al día) pueden disfrutar de algunos beneficios para la salud, como un menor riesgo de deterioro cognitivo relacionado con la edad.

Un estudio publicado el año pasado en el Journal of Alzheimer’s Disease descubrió que las personas que bebían regularmente eran significativamente más propensas que las personas que no bebían para llegar a los 85 años sin mostrar signos de deterioro cognitivo. Una gran revisión de otros 74 estudios sobre el tema también concluyó que los bebedores moderados tenían un menor riesgo de deterioro cognitivo que aquellos que se abstuvieron completamente.

7) Tener sus notificaciones activadas

En una conferencia de desarrolladores de Google, la compañía presentó una serie de características orientadas a reducir lo que a menudo se llama “adicción a la tecnología”. Una fue una nueva característica que ofrece una manera fácil de bloquear las notificaciones, que según muchas personas causa ansiedad.

Pero no hay estudios que sugieran que las notificaciones pospuestas nos ayuden a sentirnos mejor. De hecho, cuando los investigadores intentaron resolver el problema de la ansiedad silenciando completamente (como lo hicieron en un estudio reciente), en realidad llevó a la gente a informar que se sentía más estresada, no menos.

Sin embargo, tener las notificaciones activadas si puede reducir su productividad, pero no dañar su salud.

8) Renunciar a un largo entrenamiento

No siempre es necesario que se comprometa a sudar durante horas en el gimnasio para mantenerse en forma.

Los estudios sugieren que los entrenamientos compactos y de alto voltaje, como el entrenamiento de 7 minutos, pueden ser más beneficiosos para desarrollar músculos y proteger el corazón que otras formas de ejercicio. Estos tipos de entrenamientos se conocen como entrenamientos de intervalos de alta intensidad o HIIT.

“El entrenamiento intercalado de alta intensidad puede proporcionar beneficios similares o mayores en menos tiempo que los entrenamientos tradicionales de mayor duración y de intensidad moderada”, dijo Chris Jordan, un fisiólogo del ejercicio que creó el Entrenamiento Oficial de 7 Minutos de Johnson & Johnson.

9) Comer gluten

Si alguna vez ha comido una pizza o mordido un bagel chicloso, debería agradecerle al gluten: la sustancia le da a la masa su textura elástica. El gluten no es un mal ingrediente, y a menos que tenga una rara enfermedad, es saludable.

Algunas personas han sugerido que la enfermedad celíaca podría estar en aumento, pero un estudio reciente publicado en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense encontró datos que refutan fuertemente esa idea. En cuanto a todas las personas que dicen que no tienen celiacos pero que son “sensibles” al gluten, un pequeño estudio de la Universidad de Monash en 2013 sugirió que puede no ser cierto, ya que las reacciones digestivas de los participantes parecían no tener nada que ver con su consumo de la sustancia.

En cambio, la hinchazón y la incomodidad que muchas personas experimentan cuando comen gluten -y la desaparición repentina de esos síntomas después de cortar el ingrediente- pueden tener más que ver con la eliminación de alimentos procesados ​​y prefabricados no saludables, muchos de los cuales también contienen gluten.

10) Tomar siestas

Los que toman siestas no son necesariamente flojos, y algunos estudios sugieren que el hábito en realidad podría estar relacionado con importantes beneficios para la salud, especialmente si está privado de sueño.

Para un pequeño estudio publicado en la revista Brain, Behavior and Immunity, en el que los investigadores compararon los efectos de una siesta de 30 minutos contra los efectos de 10 horas de sueño en personas a las que se había privado intencionalmente del sueño, descubrieron que ambas pruebas ayudaron a regresar sus sistemas de inmunidad (que se habían hundido después de no dormir) a sus niveles normales.

Además, de acuerdo con el investigador del sueño de Harvard, Robert Stickgold, las siestas incluso pueden ayudar a algunas personas a resolver problemas cuando su energía y concentración de otro modo habrían disminuido.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *